Cómo recolectar y beber agua de lluvia

Cómo recolectar y beber agua de lluvia

Cada gota de agua con la que has bebido, nadado, bañado o regado tus plantas alguna vez fue una gota de lluvia que cayó de una nube. Por supuesto, esas gotas de agua probablemente se purificaron en tu planta local de tratamiento de agua.

Pero, ¿qué pasa si la planta de tratamiento se cierra debido a un desastre? ¿Es seguro cosechar agua de lluvia y beberla? La respuesta es sí, pero debes hacerlo bien. ¿Cómo recolectar y beber agua de lluvia?

En lugar de colocar mil tazas en una tormenta, debes construir tu propio sistema de recolección de agua de lluvia. Este sistema recoge la lluvia y la almacena de forma segura para que puedas beber a tu conveniencia. Para fines de sostenibilidad y económicos, la recolección de agua de lluvia es una habilidad que cualquier survivalista a largo plazo debería tener.

Sin embargo, hay más consideraciones de las que podrías esperar. Aquí está todo lo que necesitas saber sobre la recolección de agua de lluvia potable.

Paso 1. Determina si recolectar agua de lluvia es para ti

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que el agua de lluvia recolectada naturalmente no es tan pura como parece. Claro, cae del cielo a cualquier artilugio que uses para recolectarla, pero también se recolectan contaminantes y gérmenes. Esto es especialmente cierto si el agua se está derramando de alguna otra superficie antes de llenar tu recipiente. Los techos tienen muchas cosas sobre sus superficies que no son seguras para beber, como la materia fecal de los animales.

También debes tener en cuenta que algunos techos pueden tener rastros de productos químicos u otras sustancias venenosas, como el asbesto, por lo que es muy probable que el agua recolectada del techo esté contaminada.

Y si vives en un área muy poblada, o incluso cerca de una, el agua de lluvia puede contaminarse antes de que tenga la oportunidad de golpear cualquier superficie. Esto se debe a la contaminación del aire. En algunos casos, los contaminantes ambientales se pueden disolver en el agua de lluvia a medida que cae. Como puedes ver, hay muchas maneras de contaminarse el agua de lluvia recolectada naturalmente, y seguramente lo será a menos que se tomen medidas preventivas.

Aunque tratando el agua con yodo se puede hacer de manera segura cuando está acampando, no es el mejor tratamiento para el agua de lluvia. El yodo no trata ni hace que el agua de lluvia recolectada sea segura para el consumo si el agua ha sido contaminada con productos químicos. También querrás asegurarte de que el agua recolectada no permanezca en reposo el tiempo suficiente para que los mosquitos la conviertan en un caldo de cultivo.

Por todo esto, te recomiendo que uses el agua de lluvia recolectada para fines distintos al consumo, como regar tu jardín o tirar de la cadena del inodoro. Tampoco recomiendo el agua de lluvia si estás enfermo o tienes un sistema inmunitario débil.

Si tu propósito principal para recolectar agua de lluvia es beberla, entonces debes hervirla primero o usar un buen sistema de filtración de agua (más información al respecto en el paso 5).

Paso 2. Investiga las leyes locales

Las leyes y regulaciones con respecto a la recolección de agua de lluvia varían entre lugares, y algunas son más estrictas que otras. Antes de comenzar a hacer planes para recolectar agua de lluvia, primero debes verificar las leyes locales. Tomamos el caso de EE.UU, estados como Texas, Rhode Island y Virginia son amigables con la idea de que los lugareños recojan agua de lluvia e incluso ofrecen exenciones de impuestos para quienes compran equipos.

Otros estados permitirán la recolección de agua de lluvia en condiciones estrictas. Si vives allí y quieres saber lo que permite tu estado sobre esto, vaya a ncsl.org, si vives en otro país deberás hacer una búsqueda local o por provincia, o consultar a las autoridades o abogados para que te asesoren sobre ello.

Paso 3. Calcula tus requerimientos de agua

Una vez que hayas decidido que sí que quieres recolectar el agua de lluvia y hayas revisado las leyes locales, deberás averiguar cuánta agua necesitaréis tú y tu familia. Hay una serie de factores a considerar y algunos métodos para elegir. Primero, familiarízate con las tablas locales de precipitaciones medias. Deberás saber tanto el promedio de lluvia total como los meses que recibes la mayor y menor cantidad de lluvia.

Mother Earth News sugiere que la recolección de agua de lluvia sea factible con alrededor de 24 pulgadas de lluvia anual, lo que trae a colación tu primera consideración. Determina cómo usarás el agua de lluvia:

¿Esperas mantenerte completamente con el agua de lluvia? ¿Deseas regar y suministrar agua para la granja animales también? ¿O simplemente estás proporcionando un suministro suplementario en caso de emergencias? Tus respuestas determinarán la cantidad de agua que necesitarás.

Una vez que hayas determinado tus necesidades de agua, puedes usar un sistema de sequía trimestral como una estimación aproximada de cuánto necesitas almacenar. Si tu área tiene hasta 3 meses sin lluvia (como lo hacen muchos lugares en verano), necesitarás un suministro de agua para todo ese trimestre. Calcula cuánta agua utilizaréis tú y tu familia mensualmente y construye tu almacenamiento de agua de lluvia en consecuencia.

Puede parecer difícil obtener una estimación del uso del agua, pero todo lo que se necesita es un poco de tiempo y planificación. Usa un tanque que ya tengas, o cuenta litros o galones de agua para todo, para ver cuánta agua usas. Luego, simplemente multiplica tu consumo de agua mensual por 3 para tu contingencia trimestral de sequía para ver qué tipo de sistema de almacenamiento necesitarás.

Ten en cuenta que la mayoría de las personas en el mundo moderno usan mucha más agua de la que realmente necesitan. Las personas desperdician miles de litros de agua sin una buena razón, pero no querrás ser una de esas personas si recolectas tu propia agua.

No quiere decir que tengas que limitar los baños a una vez por semana, pero tendrás que conservar más de lo que lo harías si estuvieras conectado al suministro de agua de la ciudad.

Cómo recolectar y beber agua de lluvia 2
Photo by Eutah Mizushima

Paso 4. Aprende cómo funciona una recolectora de agua

Los principios de una recolectora de agua de lluvia son bastante simples. La lluvia cae sobre algún tipo de techo, que guía el agua hacia un contenedor de almacenamiento. Sin embargo, hacerlo de manera eficiente y sanitaria requiere un poco de ingenio. Necesitarás 7 componentes básicos para recolectar agua de lluvia:

  • Superficie de captación – La superficie de captación se refiere al techo que recogerá el agua de lluvia. En general, cuanto más grande, mejor, ya que más metros cuadrados te permitirán almacenar más agua de lluvia. La superficie de captación es una de las partes más importantes de la recolección de agua de lluvia.
  • Sistema de lavado de techos y primer lavado – Como tu superficie de captación estará expuesta a los elementos, seguramente se ensuciará. De la misma manera que necesitas lavar tu automóvil de vez en cuando, tu techo también necesita una buena limpieza. Afortunadamente, puedes dejar que la Madre Naturaleza haga el trabajo por ti con un sistema de lavado de techo y primera descarga. Básicamente, esto recoge los primeros centímetros de lluvia y los descarta en un sistema de descarga, eliminando basura de forma natural al comienzo de cada lluvia.
  • Tanques de almacenaje – Obviamente, necesitarás uno o más tanques de almacenamiento para almacenar tu agua. También es tu principal preocupación cuando se trata de mantener tu sistema sanitario, ya que será donde el agua puede estancarse.
  • Sistema de transporte – El sistema de transporte es lo que conecta la superficie de captación a tus tanques de almacenamiento. Este sistema puede ser tan simple como una canaleta que va desde tu techo hasta tu tanque, pero si tienes múltiples tanques, múltiples superficies de captación o almacenamiento subterráneo, el sistema puede ser un poco más complicado.
  • Mecanismo de cribado – Esta parte esencial puede estar sobre la superficie de captación, los tanques de almacenamiento o ambos. Necesitarás algún tipo de pantalla para mantener los objetos fuera del techo y fuera del agua almacenada. Los contaminantes como la suciedad y la materia orgánica pueden acumularse en el techo y filtrar productos químicos nocivos en el agua. Del mismo modo, pueden impregnar tu almacenamiento de agua y causar enfermedad.
  • Filtración de agua y tratamiento – Puedes almacenar tanta agua de lluvia como desees, pero eventualmente se contaminará sin la filtración y el tratamiento adecuados. Hay muchos tipos de filtración y tratamiento discutidos en la siguiente sección.
  • Sistema de entrega – El sistema de entrega es responsable de sacar el agua de los tanques de almacenamiento y ponerla en tu vaso. Algunos son tan simples como los grifos alimentados por gravedad, mientras que otros involucran bombas presurizadas y tuberías complicadas.

Paso 5. Adquirir y combinar los suministros correctos

Ahora que tienes una comprensión básica de la recolección de agua de lluvia, es hora de combinar las partes en un todo. Hay muchas formas de hacer cada paso; simplemente elige la que mejor se adapte a tus necesidades. Si tienes problemas con alguno de los pasos, mira cómo se ve cada componente en este vídeo:

  • Construir la superficie de captación – Este es tu primer paso. Construye algún tipo de techo que atrape el agua de lluvia y la incline en una dirección intencional. Los mejores materiales son materiales para techos como el estaño ondulado y otras superficies resbaladizas. Los techos de piedra, concreto y arcilla también funcionarán, pero es posible que pierdas el agua que penetra. Las tejas de madera y asfalto no son ideales, ya que el agua de lluvia absorberá las toxinas de estos materiales.
  • Construye un sistema de transporte con un primer sistema de descarga – Determina cómo transportarás el agua recolectada por la superficie de captación. Tu mejor opción es una tubería de PVC simple que utiliza la gravedad. Sin embargo, si deseas utilizar un sistema más sofisticado, consulta este artículo en sistemas de transporte. Instala tu primer sistema de descarga en el medio de tu sistema de transporte para que intercepte el agua antes de que llegue a tus tanques de almacenamiento. Puedes comprar uno por alrededor de 35$.
  • Configura tus tanques de almacenamiento – Pon el sistema de transporte en tus tanques de almacenamiento, que puedes colocar sobre el suelo o bajo tierra. Hay muchos tipos diferentes de tanques que puedes comprar. Fibra de vidrio y polipropileno son algunas de las opciones más comunes, pero también puedes construir uno de madera o metal (acuérdate de los barriles de vino). Si eliges esas últimas opciones, debe tener un revestimiento interno aprobado por la FDA para que los productos químicos nocivos no se filtren en tu suministro de agua.
  • Criba tu tanque y superficie de captación – Cualquier tipo de pantalla servirá para proteger tu sistema de pequeños trozos de materia orgánica como las hojas. Además, considera construir tu sistema lo suficientemente lejos de los árboles para que nada caiga sobre él.
  • Configura tu filtro de agua y sistema de tratamiento – Existen muchas opciones para filtración y tratamiento de agua. La primera y más fácil es agregar blanqueador con cloro a tu suministro. La relación sugerida de cloro al agua es 2.3 onzas líquidas de blanqueador regular por cada mil galones de agua. Otro método es el método ultravioleta, que elimina los patógenos nocivos. El tercero es la filtración por membrana, que filtra físicamente las partículas no deseadas. El sistema de filtración de membrana más común es un filtro de ósmosis inversa.
  • Conecta tu sistema de entrega – Una vez que todos los demás componentes estén en su lugar, configura tu sistema de entrega. Hay una multitud de opciones disponibles, desde boquillas alimentadas por gravedad hasta bombas manuales y complicados sistemas eléctricos.

Paso 6. Considera actualizar a una unidad de recolección de agua industrial

Si creas un sistema más pequeño con éxito, es posible que desees pensar en grande. Hay dos unidades principales de recolección de agua prefabricadas que puedes comprar: una que se almacena por encima del suelo y otra que se almacena bajo tierra. Los tanques de agua que están bajo tierra pueden agregar un valor inmenso a tu hogar y tierra.

Los tanques de agua subterráneos nunca estarán en peligro de ser manipulados, no estarán en peligro durante un desastre natural, y no serán desagradables ni ocuparán espacio en la propiedad.

Puedes encontrar cisternas de agua que pueden ser enterradas bajo tierra de muchos vendedores que varían en tamaños desde 325 galones hasta 5,100 galones. Como ya habrás adivinado, cuanto mayor sea la cisterna, mayor será el precio.

Sin embargo, una cisterna de agua subterránea de calidad es una gran inversión a largo plazo que justificará el costo que pagas por adelantado. Los tanques o cisternas enterrados deben estar compuestos de polipropileno y pueden requerir una estructura de refuerzo interior.

Si los tanques enterrados están un poco fuera de tu rango de precios, considera unidades de almacenamiento de agua de lluvia sobre el suelo, como tanques de chapa galvanizada, tanques de hormigón, tanques de madera o tanques de polipropileno.

Los tanques de madera deben estar revestidos con plástico, los tanques de chapa galvanizada deben estar revestidos con un revestimiento de calidad alimentaria, los tanques de hormigón que se utilizarán para almacenar agua para el consumo deben estar enlucidos con un material de alta calidad, y los tanques de polipropileno suelen ser los más asequibles y típicos tanques de almacenamiento de agua en el mercado.

Conclusión

Con un poco de ingenio y suficiente atención al detalle para prevenir enfermedades, puedes tener una fuente de agua sostenible para toda la vida al construir un sistema de recolección de agua de lluvia. Crear el tuyo propio no es tan difícil como parece al principio; después de todo, lo más probable es que ya tengas el techo de tu casa para usar como superficie de captación.

Tus antepasados ​​lo han estado haciendo durante miles de años, y hoy, sabemos más que nunca sobre cómo hacer que el agua sea segura. También tenemos más materiales disponibles que nunca, por eso debes comenzar a planificar tu propio sistema de recolección de agua de lluvia hoy.

¡Puntúa el contenido!
[Total: 0 Media: 0]

Última actualización el 2020-11-24 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

No te pierdas nada
Suscríbete al boletín

¿Quieres prepararte pero no sabes por dónde empezar?

Invalid email address

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Supervivencia Urbana
Logo
Enable registration in settings - general
Compare items
  • Total (0)
Compare
0
A %d blogueros les gusta esto: