13 cosas que NO debes hacer cuando ocurre un desastre

13 cosas que NO debes hacer cuando ocurre un desastre

Se presta mucha atención a las cosas que debes hacer cuando ocurre un desastre. Sin embargo, saber qué no hacer puede ser igual de importante para tu supervivencia. En esta lista, encontrarás 13 cosas que no debes hacer cuando ocurra un desastre, a toda costa.

Table Of Contents

1. Pánico

Hay pocas cosas que pueden costarte la vida cuando las cosas se ponen feas que el pánico. Mientras que el miedo tiene un propósito evolutivo en el sentido de que te hace consciente del peligro, el pánico es el primo feo del miedo, pues embota tus sentidos y tus instintos de supervivencia.

Si ocurre un desastre, respira profundamente, cumple con tu plan y haz todo lo posible para mantener la calma.

2. Mirar la televisión

Con todos los canales de noticias del país emitiendo actualizaciones sobre el desastre las 24 horas del día, es fácil caer en un estado de conmoción en el que te sientas y miras fijamente al televisor, pendiente de cada palabra del presentador de las noticias.

Sin embargo, el tiempo dedicado a mirar la televisión es tiempo que no te dedicas a prepararte para tu supervivencia. Una vez que tengas una idea sólida de lo que ha sucedido, apaga el televisor y comienza a trabajar.

3. Rechazar la ayuda del gobierno

Muchos preppers tienen una actitud de lobo solitario, convencidos de que pueden sobrevivir sin importar lo que el mundo les arroje. Cuando combinas esta actitud con una desconfianza general hacia el gobierno, lleva a algunas personas a rechazar la ayuda del gobierno como alimentos y agua después de un desastre.

Sin embargo, los supervivencialistas inteligentes saben que debes aprovechar todos los recursos que tienes disponibles: ayuda gubernamental incluida.

4. Huida de emergencia (Bug Out) al bosque

La huida es algo que requiere planificación y preparación. Hay que tener preparada una bolsa táctica de huida de supervivencia y un destino específico en mente.

Si todo lo que estás haciendo es correr al azar hacia el bosque con poco o ningún suministro a cuestas, no puedes esperar que tus probabilidades de sobrevivir sean muy altas.

5. Actuar como Rambo resucitado

Las secuelas de un desastre no son el momento de ponerse el equipo de combate y comenzar a desfilar por la calle con un arma en la mano como un Rambo moderno. Hacer esto solo atraerá la atención no deseada de otros civiles, así como de cualquier policía o personal militar que pueda estar en el área.

Si bien es bueno tener potencia de fuego y equipo de combate en caso de que las cosas empeoren, mantén estas cosas en el nivel más bajo y haz tu mejor esfuerzo para mezclarte con la gente y no destacar.

6. Culparte a ti mismo

El juego de la culpa es un juego sin ganadores, especialmente cuando te culpas a ti mismo. Cuando ocurre un desastre, probablemente pienses en todo tipo de cosas que deberías haber hecho para prepararte más.

Incluso los preparadores experimentados probablemente se lamentarán por algunas cosas, pero hacer esto es una pérdida de tiempo. Solo te ralentizará cuando deberías concentrarte en tu plan de supervivencia.

7. Culpar a todos los demás

Tal vez no te culpes por nada. Quizás, en cambio, culpes al presidente, al congreso, al estado profundo u a otro país. Y tal vez merezcan la culpa, pero habrá tiempo de sobra para pensar en eso más tarde.

Enojarse y culpar a las personas responsables es una pérdida de tiempo y energía que debes utilizar para poner tu plan de supervivencia en acción.

8.Recurrir a la anarquía

Las grandes catástrofes suelen convertir a los ciudadanos respetuosos con la ley en delincuentes sin escrúpulos en poco tiempo. Sin embargo, cuando se trata de recurrir al robo y a otros actos de anarquía tras una catástrofe, los riesgos superan con creces las recompensas.

Sin tener en cuenta las implicaciones morales de este comportamiento, intentar robar provisiones después de una catástrofe puede hacer que te disparen. Es mucho mejor tener tus propias provisiones que encontrarte en el lado equivocado de un arma mientras intentas robar las de otra persona.

9. Correr a la tienda

En el momento en que se produce una catástrofe, los alimentos, el agua y otros suministros se convierten de repente en algo muy valioso. En este caso, puede ser tentador correr a la tienda para abastecerse de provisiones baratas tan pronto como te enteres de la catástrofe.

Sin embargo, el momento de abastecerse de suministros es antes de que ocurra un desastre, no después.

El problema de ir a la tienda más cercana en plena catástrofe es que todo el mundo va a tener la misma idea. No sólo es improbable que consigas las provisiones antes de que se acaben, sino que además entrarás en una zona peligrosa llena de gente desesperada dispuesta a hacer lo que sea para asegurarse de que son ellos los que salen con esa última botella de agua.

10. Ignorar tus necesidades básicas

Las necesidades básicas, como la alimentación, el sueño y la higiene, no desaparecen cuando se produce una catástrofe. Después de una catástrofe, asegúrate de seguir cuidándote y de proporcionar a tu cuerpo las cosas que necesita para estar en condiciones óptimas.

En la medida de lo posible, intenta comer de forma equilibrada, tomar tus medicamentos, dormir mucho, mantenerte limpio, etc. Esto te mantendrá fuerte tanto física como psicológicamente.

11. Cuidar de todos los que aparecen en tu puerta

Una de las cosas más difíciles de estar preparado cuando otros no lo están es tener que rechazar a las personas que buscan ayuda. Sin embargo, por desgarrador que esto sea, llega un punto en el que es una necesidad.

No hace falta decir que tu objetivo número uno es mantenerte a ti y a tu familia con vida, y no puedes hacerlo si das provisiones a cada extraño que aparece en tu puerta.

(Por cierto, si rechazas a la gente, necesitarás grandes medidas de seguridad en casa para asegurarte de que no puedan entrar).

12. La desesperación

Una gran catástrofe puede poner tu mundo patas arriba, dejándote sin esperanza. Sin embargo, es importante recordar que, por muy desesperada que sea la situación, no se ha perdido toda esperanza.

Mientras sigas respirando, planificando y haciendo lo necesario para seguir vivo, todavía tienes una oportunidad. No importa lo desesperada que pueda parecer tu situación, no desesperes.

13. Mantener a tu familia en la oscuridad

Querer que tu familia no sufra el trauma de descubrir que se ha producido una horrible catástrofe es una causa noble, pero también peligrosa. Para que todos sobreviváis a lo que viene, tenéis que estar todos en la misma sintonía y comprender plenamente a qué os enfrentáis.

Siéntate con tu familia y explícales en un tono calmado y llano lo que ha sucedido y cuál es el siguiente paso, en lugar de mantenerlos en la oscuridad.

¡Puntúa el contenido!
[Total: 0 Media: 0]
No te pierdas nada
Suscríbete al boletín

¿Quieres prepararte pero no sabes por dónde empezar?

Invalid email address

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

error: Content is protected !!
Supervivencia Urbana
Logo
Enable registration in settings - general
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0
A %d blogueros les gusta esto:
Shopping cart