12 Hortalizas de alto rendimiento para espacios reducidos: consejos y variedades.

0

Hortalizas de alto rendimiento para espacios reducidos

Muchos libros y artículos sobre cómo cultivar tus propios alimentos dan por sentado que tienes un jardín grande con mucho espacio. Pero, ¿y si vives en un apartamento o en una casa pequeña y solo tienes un patio o un balcón?

La buena noticia es que puedes cultivar hortalizas con éxito incluso en los espacios más reducidos. Sólo tienes que elegir los tipos adecuados. Este artículo ofrece orientación sobre plantas de alto rendimiento que puedes cultivar en espacios reducidos.

Tomates

Aunque muchas variedades de tomate requieren mucho espacio para crecer, hay muchas opciones para espacios pequeños. Una que nos gusta es el Tomate Dulce del Patio (Sweetheart of the Patio Tomato). Puedes cultivar esta variedad de tomate cherry dulce en una maceta o en una cesta colgante.

Si te gustan los tomates grandes y carnosos, una buena opción para un espacio pequeño es el Tomate BushSteak. Los tomates son robustos, pero la planta en sí es compacta: sólo mide de 20 a 24 pulgadas (51-70 cm) de altura. Este artículo ofrece más información sobre el cultivo de tomates en una zona pequeña de jardín.

Pimientos

Nos gustan los pimientos Sweet Golden Baby Belle, ideales para macetas y de sabor dulce. Echa un vistazo a este vídeo sobre el uso de una torre vertical para cultivar 30 pimientos en 60 cm de espacio.

Para más consejos sobre el cultivo de pimientos en espacios reducidos, mira este vídeo. Los pimientos picantes también se dan bien en macetas. Puedes obtener más información aquí.

Pepinos

Lo mejor es que busques variedades arbustivas si te falta espacio. Ten en cuenta que una variedad hortícola de arbusto no significa que el fruto sea pequeño, sino el tamaño de la planta en sí. O considera el pepino Spacemaster, que es perfecto para un patio o balcón.

Puedes disfrutar de estos pepinos en ensaladas de verano, o hacer magníficos encurtidos. Los enrejados funcionan bien para los pepinos. Más información sobre el cultivo vertical de pepinos aquí.

Zanahorias

Las zanahorias son una de las hortalizas más fáciles de cultivar en macetas. Te conviene probar algunas de las variedades más pequeñas y tempranas, como las zanahorias Tempranas de Nantes y las Híbridas de Caracas. Ambas tienen raíces cortas y producen hortalizas delgadas, lo que te permite sacar mucho partido a tu dinero.

También son buenas para contenedores las variedades Chantenay. A las zanahorias les va bien la siembra en compañía, junto con los guisantes, las cebollas y las lechugas. Aquí tienes consejos para cultivar zanahorias en recipientes.

Guisantes

Los guisantes pueden prosperar en macetas y jardines pequeños porque no tienen raíces profundas. La variedad enana de guisante de Pulgarcito es una excelente productora. También nos gustan los guisantes sugar snap y los guisantes snow. Lee este artículo para más detalles sobre el cultivo de guisantes en recipientes en tu pequeño espacio.

Hojas verdes

Es interesante cultivar lechugas y otras verduras de hoja verde en el patio y el balcón, ¡porque es menos probable que la fauna del vecindario llegue a ellas antes que tú! Prueba la variedad Tom Thumb, que madura a sólo unos 15 cm. Aquí tienes una guía para principiantes para cultivar lechugas en espacios reducidos.

Rábanos

Estas hortalizas rápidas y fáciles de cultivar son perfectas para un contenedor de jardinería. Si tienes niños, elige un recipiente transparente que permita a los jóvenes jardineros observar el crecimiento bajo tierra.

Dos variedades que nos gustan son la Cherry Belle y la French Breakfast, de rápido crecimiento. Este vídeo de cómo cultivar rábanos en macetas te lleva de la semilla a la cosecha.

Alubia de caña

Muchas plantas enredaderas funcionan bien en espacios pequeños porque crecen hacia arriba, no hacia fuera. Las alubias en rama son una de las mejores opciones para obtener un alto rendimiento. Un recipiente ideal para las judías de caña mide de dos a tres pies de largo y al menos 10 pulgadas de ancho.

Utiliza un enrejado, una valla de malla u otra estructura tipo escalera o tipi para que las enredaderas se sostengan. Este vídeo te muestra cómo cultivar varios tipos de judías en espacios reducidos.

Cebollas verdes

Las cebollas verdes (o cebolletas) son otra excelente opción para espacios reducidos porque no necesitan mucha profundidad. También puedes cosecharlas en la fase que quieras: las jóvenes son sabrosas cuando se comen como microgreens.

Prueba las variedades Nebuka Blanca Larga o Nebuka Perenne. Aquí tienes más información sobre el cultivo de cebollas de verdeo en jardines pequeños o incluso en interiores.

Col rizada

La col rizada es una verdura nutritiva que también aporta color y textura al aspecto de tu pequeño jardín. Necesita algo de espacio para crecer sana, pero la col rizada crecerá bien en una maceta bien drenada de 45 cm de ancho y al menos 25 cm de profundidad.

Echa un vistazo a este vídeo, acertadamente llamado Cómo cultivar una tonelada de col rizada en poco espacio para obtener unos resultados asombrosos.

Hierbas

Las hierbas frescas son fantásticas para tenerlas a mano para cocinar y sazonar tus comidas, y no ocupan mucho espacio. Otra ventaja es que puedes cultivar varias hierbas juntas en un mismo recipiente.

La mayoría de las hierbas tienen sistemas radiculares poco profundos que sólo necesitan unos 15 cm de profundidad. Sin embargo, si vas a cultivar cilantro, perejil o eneldo en tu jardín de hierbas, es mejor que utilices un recipiente de al menos 30 cm de profundidad y 30 cm de ancho para dar cabida a sus raíces pivotantes más extensas.

Además, comprueba el paquete de semillas antes de plantar las hierbas aromáticas juntas. Por ejemplo, el romero no necesita riego frecuente, pero el perejil sí. Éstas son algunas sugerencias útiles para el cultivo de hierbas en espacios reducidos.

Remolacha

Sí, puedes cultivar remolachas en tu patio. Y mientras esperas a que crezcan las remolachas, puedes utilizar las sabrosas verduras para tus ensaladas. Aquí tienes cómo cultivar remolacha en cubos. Y éste demuestra el proceso en recipientes verticales que funcionan bien en un balcón o terraza.

Consejos para obtener el máximo rendimiento de un espacio reducido

Ahora que ya sabes qué hortalizas cultivar en tu pequeño huerto, aquí tienes un resumen de las formas más probadas de obtener una cosecha abundante.

Encuentra el lugar adecuado

Las verduras necesitan luz solar para crecer. Si tu terraza o patio recibe menos de seis horas de luz solar directa al día, puede que necesites complementarla con luz artificial.

Ten en cuenta el drenaje

Asegúrate de que tus recipientes o la tierra, si plantas en el suelo, drenen bien. Los sistemas radiculares de las plantas pueden dañarse en condiciones demasiado húmedas.

Mantén la calidad del suelo

Utiliza tierra de calidad para plantar tus semillas, y ten en cuenta que puede que necesites añadir compost u otra materia orgánica para seguir aportando los mejores nutrientes a tus plantas a medida que crecen. Para determinar el nivel de pH del suelo y su contenido en nutrientes, puedes utilizar un kit de análisis del suelo o llevar una muestra al servicio de extensión local para que la analicen.

Considera las variedades compactas de hortalizas

Muchas de tus verduras favoritas vienen en variedades compactas. Consulta catálogos de semillas y sitios web para obtener ideas.

Hacía arriba, no hacía los lados cuando sea posible

La jardinería vertical es una forma estupenda de aprovechar al máximo tu espacio. Utiliza espalderas, estacas, vallas, postes, palets y muros para que tus plantas crezcan hacia arriba. Y también puedes “crecer hacia abajo” con cestas colgantes llenas de hierbas, tomates cherry o fresas.

Sé creativo con el espacio

Considera la posibilidad de plantar en círculos o cuadrados en lugar de las hileras tradicionales para aprovechar al máximo el espacio. Otra idea es plantar las hortalizas más altas en la parte trasera de un bancal elevado (como tomates y pimientos), y las más cortas (como rábanos y lechugas) en la parte delantera. Utilizar bancales elevados te permite disponer de más espacio en el huerto.

Prueba la siembra sucesiva

Plantación sucesiva – o plantar distintas hortalizas en distintos momentos, puede aumentar tu cosecha. Por ejemplo, puedes cultivar lechugas en primavera, tomates en verano y col rizada en otoño en el mismo espacio del huerto.

Más información sobre la siembra asociada

Algunas plantas se benefician mutuamente al estar cerca unas de otras. Por ejemplo, los nativos americanos plantaban tradicionalmente judías con calabaza y maíz para reducir las plagas y mejorar los nutrientes del suelo.

Vigila las plagas y enfermedades

Retira rápidamente las hojas infectadas para prevenir que cualquier enfermedad se propague. Investiga métodos naturales de control de plagas.

Riega con cuidado

Riega la base de las plantas en lugar de sus hojas y riega por la mañana para preparar las plantas para el calor del día. Regar en exceso puede ser tan perjudicial como regar insuficientemente. Utiliza el dedo índice para comprobar la humedad del suelo por debajo de la superficie, o utiliza un medidor de humedad.



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas sobre supervivencia.

Únete a otros 17 suscriptores
Supervivencia Urbana
Supervivencia Urbana

Estar preparado es el primer paso para proteger la propia libertad, esa que incautamente hemos dejado a otros para que nos la guarde.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deja un comentario

Supervivencia Urbana
Logo