5 Lugares donde puedes esconderte durante la Ley Marcial

5

5 Lugares donde puedes esconderte durante la Ley Marcial

No hay falta de opiniones y artículos sobre la ley marcial flotando por ahí en Internet y redes sociales. Aún hay confusión sobre qué es exactamente la ley marcial y quién, cómo o cuándo se implementaría. Parece que un poco de historia es necesaria (en este caso nos centraremos en EE. UU.) para al menos aclarar por qué la ley marcial se ha convertido en un tema tan controvertido para tanta gente.

¿Qué es la ley marcial?

La definición general de la ley marcial es cuando el gobierno civil es reemplazado por el militar. Como resultado, los comandantes militares ocupan el lugar de los funcionarios electos para hacer cumplir las leyes.

La policía es sustituida por soldados y cualquiera que desafíe cualquier norma, ley o reglamento impuesto por los militares será potencialmente detenido, encarcelado y juzgado por un tribunal militar en lugar de por un tribunal civil.

Una breve historia de la ley marcial

La ley marcial (en diferentes grados) ha sido impuesta en Estados Unidos 68 veces desde la Revolución Americana. En la mayoría de los casos, se impuso a nivel local o estatal.

En muchos de esos casos, nunca se usaron las palabras “ley marcial”, pero el uso repentino y abrupto de tropas militares para imponer el orden hizo que el término “ley marcial” fuera la única definición disponible de la actividad.

Las razones por las que se ha impuesto en el pasado la ley marcial en Estados Unidos varían. Aquí hay algunas de las instancias y eventos que resultaron en que el ejército se moviera a áreas para tomar el control:

  • 2 veces por guerra o invasión (Guerra Civil y Pearl Harbor)
  • 4 veces por catástrofes naturales
  • 7 veces por guerra interna o insurrección
  • 11 veces por motines o disturbios civiles
  • 29 veces por conflictos laborales
  • 15 veces por motivos variados y complejos
5 Lugares donde puedes esconderte durante la Ley Marcial

La ley marcial raramente fue impuesta por el gobierno federal.

La suposición inmediata que muchas personas hacen es que la ley marcial fue de alguna manera impuesta por una combinación del Presidente y/o el Congreso en el pasado.

Eso ha ocurrido en algunas ocasiones, especialmente después del ataque a Pearl Harbor en Hawái en 1941. Lo curioso es que la ley marcial ha sido mayormente impuesta por una amplia y oscura gama de individuos y grupos a lo largo de los años.

Incidentes de la Ley Marcial

  • Tanto Joseph Smith como Brigham Young (ambos líderes de sectas mormonas) declararon la ley marcial utilizando sus propias milicias. Brigham Young era el gobernador de Utah y la impuso en 1857 para proteger el territorio de Utah del gobierno federal en 1857. Young se echó atrás al cabo de un año y ahí se acabó todo. Joseph Smith no tuvo tanta suerte y fue encarcelado y posteriormente ahorcado.
  • Abraham Lincoln impuso la ley marcial durante toda la guerra civil y también suspendió el Habeas Corpus. Habeas Corpus es una ley que exige que cualquier persona detenida por las fuerzas del orden y la justicia local sea llevada ante un tribunal para determinar si el arresto y la detención de la persona son legales. Lincoln sólo aplicó esta excepción a los rebeldes confederados y no a la población en general.
  • Andrew Jackson impuso la ley marcial en Nueva Orleans durante la Guerra de 1812. Fue la primera vez que se impuso la ley marcial como expresión y Jackson la aplicó de esta manera: “Los que no están con nosotros están contra nosotros, y serán tratados en consecuencia”.
  • El alcalde de Chicago, Roswell B. Mason, impuso la ley marcial tras el gran incendio de Chicago en 1871.
  • El gobernador de Idaho, N.B. Wiley, impuso la ley marcial contra los mineros en huelga en 1892.

La lista continúa, pero lo que resulta evidente es que la imposición de la ley marcial puede ser impuesta por una amplia gama de autoridades por una variedad de razones, con poco recurso para la población local bajo su autoridad. Lo que resulta evidente es que muchas personas, desde individuos hasta gobernadores, alcaldes, generales y presidentes, han impuesto la ley marcial por una u otra razón.

No existe una definición jurídica clara

Lo preocupante del concepto de ley marcial es que todavía no hay una clara definición legal de qué es o cómo y cuándo se puede aplicar, y mucho menos por quién. Podríamos llenar un libro, y algunas personas lo han hecho, tratando de rastrear la evolución y confusión de la ley marcial sobre una base legal.

Una de las preguntas más importantes es si la ley marcial viola “Posse Comitatus“. Posse Comitatus es un acto del Congreso que prohíbe que las tropas federales participen en la aplicación de la ley civil.

El vacío legal, como ya hemos discutido, es la cantidad de veces que la ley marcial ha sido impuesta por gobiernos estatales y locales. También hay excepciones a Posse Comitatus que incluso permitirían excepciones federales.

La confusión y falta de definición legal para la ley marcial es donde surge el verdadero desafío y amenaza potencial para las personas en su vida cotidiana.

¿Es alguna vez una buena idea la ley marcial?

Hay momentos en los que la ley marcial puede parecer una buena solución a un desafío único e imponente. Los momentos posteriores a desastres naturales catastróficos o disturbios civiles generalizados a menudo dejan a las fuerzas del orden locales y otros recursos abrumados.

La presencia de soldados en las calles parece un alivio bienvenido para algunos que se enfrentan a incendios provocados, saqueos y desorden generalizado, pero hay algunos problemas potenciales con la presencia militar.

Para empezar, hay que considerar el poder que se concede a los militares y lo que pueden imponer:

  • Imponer toques de queda y apagones mediáticos en todos los medios de comunicación.
  • Suspender la orden de habeas corpus inhabilitando una audiencia judicial
  • requisar comercios en cualquier momento y por cualquier motivo
  • prohibir también determinadas ventas (como la de alcohol) de armas de fuego y munición
  • controlar los hospitales e instalaciones de emergencia y su uso
  • exigir la toma obligatoria de huellas dactilares y la identificación de todos los civiles
  • regular los salarios y las condiciones de trabajo

Para algunos de nosotros, lo único de esa lista que parece tener algún propósito es el uso de un toque de queda para al menos controlar el volumen de gente en la calle, especialmente por la noche. Después de eso, los poderes concedidos a los militares suenan como las condiciones que se encontrarían en una dictadura, incluyendo la violación de la primera enmienda de los apagones de todos los medios de comunicación.

Pero más allá de los poderes específicos y objetivos concedidos existe un factor subjetivo que afecta a los comportamientos militares durante la ley marcial.

  • Los soldados están entrenados para la guerra y no para la aplicación disciplinada de la ley local. Sin duda, cooperarían con la policía local, pero ¿hasta qué punto y quién está realmente a cargo?
  • Los soldados individuales varían en cuanto a sus creencias, ideas y comportamientos. Los 4 estudiantes que murieron durante los disturbios de la Universidad de Kent en 1970 fueron disparados por tropas de la Guardia Nacional que dispararon por razones aún no determinadas. El entrenamiento de guerra a menudo sigue un camino de “disparar primero”.
  • La autoridad judicial local será constantemente desafiada por la autoridad del tribunal militar, especialmente si la ley marcial continúa durante mucho tiempo.
  • Las preguntas sobre el Habeas corpus surgirán constantemente, ya que es posible que las personas sean detenidas sin comparecer ante ningún tipo de tribunal.
  • Una defensa común para la ley marcial se define como la “doctrina legal de la necesidad”. En otras palabras, si poner tropas en las calles para reemplazar a la autoridad local parece una necesidad, se debe imponer la ley marcial. La gran pregunta es ¿quién decide que es una necesidad y por qué?
  • ¿Quién define las amenazas que la ley marcial necesita gestionar y controlar? Basta con decir que la ley marcial ocurre en momentos de caos cuando las amenazas (tanto reales como imaginadas) parecen surgir de diferentes direcciones. Pero no hay nada por escrito que defina legalmente las amenazas o los niveles de amenaza.
  • Los soldados solo siguen órdenes. Rara vez se les ofrecen razones o explicaciones para esas órdenes y si se les ordena evacuar un conjunto de vecindarios de inmediato, seguirán esas órdenes. Eso complicará todo para cualquiera que pida una explicación de por qué, o que suplique un poco de tiempo para al menos recoger algunas pertenencias antes de abandonar su hogar.
  • A menudo, cuando se impone la ley marcial, se precipitan los juicios. La naturaleza de los acontecimientos hace que aumente la impaciencia y la paranoia que afecta a todo el mundo, incluidas las autoridades militares. Esto puede convertir a muchas personas en blanco de sospechas, lo que nunca es una buena idea.
5 Lugares donde puedes esconderte durante la Ley Marcial

¿5 alternativas?

Cuando vives en un área (o país) bajo ley marcial, parece que hay pocas opciones. Es más bien una propuesta de quedarte o irte. Ahora bien, si te quedas, ¿qué deberías hacer?

La pregunta más importante es si decides irte, ¿a dónde exactamente vas a ir para evitar la variedad de amenazas que pueden surgir del caos de la situación?

Desaparecer en tu ubicación actual

Si decides quedarte en una zona bajo ley marcial, aquí tienes algunas cosas de sentido común que debes hacer:

  • En la medida de lo posible, haz lo que las autoridades militares manden. Si imponen un toque de queda, quédate en tu casa. Si cierran calles, no vayas por esas calles. Estos son hechos comunes basados en reglas y mandatos pasados durante la ley marcial y en su mayoría no son difíciles de seguir.
  • Sé una persona gris, ya sea hombre o mujer. Mantén un perfil bajo. Evita hacer declaraciones políticas beligerantes, protestas, concentraciones de multitudes u cualquier otro comportamiento que haga que te destaques. En un entorno donde todos buscan problemas, no parezcas ser la causa de más problemas.
  • Evita vestirte con equipo militar o camuflaje. No vas a parecer otro soldado en la calle y cualquier tropa que te vea reconocerá que no eres uno de ellos, y es muy probable que asuman que eres una amenaza potencial. También es fácil suponer que alguien vestido de caqui está armado y posiblemente peligroso.
  • Evita las redes sociales o cualquier otro sitio de Internet donde puedan monitorear o compartir todo lo que dices. Es como estar de pie en tu techo con un megáfono y va en contra de la idea de mantener un perfil bajo.
  • Nunca debes alardear de ninguna reserva o acumulación de nada para prepararte para desastres o emergencias. Una de las claves para ser un preparador eficaz es no decirle a nadie que eres un preparador. Si es de conocimiento general que tienes un sótano lleno de comida, una caja fuerte llena de armas de fuego y munición, y un armario lleno de suministros médicos, te convertirás en un objetivo para cualquiera que lo necesite desesperadamente. También podría convertirte en una amenaza percibida por las autoridades militares locales, que pueden ver ese tipo de actividad como una preparación para la violencia, en lugar de un esfuerzo de sentido común para protegerte a ti y a tu familia.

Salir a la carretera y desaparecer

Aquí es cuando la definición de “bug out” se convierte en una verdadera demostración del término. No se trata de evacuar una zona amenazada por un desastre natural, sino de escapar literalmente de una zona que se ha convertido en una amenaza por diversas razones, incluida la ley marcial.

Mucho tiene que ver con cómo y por qué los militares han tomado el relevo de las autoridades locales. Es comprensible cuando el ejército aparece después de un desastre natural generalizado o tras una amenaza existencial como Pearl Harbor, pero cuando los disturbios civiles, las huelgas laborales u otros acontecimientos caóticos causados por individuos se convierten en la motivación de la ley marcial -cualquiera puede ser potencialmente percibido como una amenaza.

Para algunos, eso por sí solo es una buena razón para simplemente salir de la zona.

Por otra parte, algunas personas pueden sentirse como un objetivo potencial de la nueva autoridad militar debido a su activismo político en el pasado, su reputación en la comunidad o incluso el tamaño o el aspecto de su casa o propiedad.

2. Mudarse con familiares

Considera vivir con familiares en una zona con una población más pequeña o que no esté afectada por la ley marcial. Históricamente, la mayoría de los casos de ley marcial han sido localizados, así que si ese es el caso en tu área, sal de allí. No hay razón para decirle a nadie a dónde vas, excepto a los familiares cercanos y de confianza, pero empaca lo que necesites y ve.

3. Trasládate a tu lugar de escape

Esto asume que tienes uno. Podría ser una casa de vacaciones, un remolque en el lago, incluso un terreno donde puedas montar un campamento. En situaciones extremas, podría ser cualquier área remota donde creas que estarás a salvo hasta que la situación se calme o se recupere.

Aquí nuevamente, no hay razón para decirle al mundo que te vas, mucho menos tu destino. Simplemente ve.

4. Dejar el país

Esta es una alternativa bastante extrema, pero millones de personas lo han hecho en el pasado. Algunos son llamados refugiados, mientras que otros son llamados migrantes.

La forma en que llegues a tu destino y la distancia tendrán mucho que ver con cuánto puedes llevar contigo, pero la emigración es una solución probada en el tiempo para muchas personas que intentan escapar de áreas donde el Estado de derecho se ha vuelto caprichoso, si no insoportable.

5. Desaparecer a cualquier lugar

Si por alguna razón sientes que te has convertido en objetivo de persecución y posible encarcelamiento falso con falta de las garantías procesales o habeas corpus, es hora de pasar a un segundo plano. A dónde vayas es menos importante que llegar a algún lugar de forma anónima. Puede ser un camping remoto, un pequeño motel, incluso un edificio abandonado.

No lleves tu teléfono celular contigo, incluso si está apagado. Los teléfonos celulares son fácilmente rastreables. Lo mismo ocurre con las computadoras y cualquier acceso a Internet, desde tu banco hasta el correo electrónico, y esa maldición para cualquiera que intente ser invisible: las redes sociales.

También debes tener mucho cuidado al contactar a alguien, incluso desde un teléfono público o un teléfono desechable rápido y barato. Si una autoridad militar renegada o irracional te está persiguiendo por alguna razón, ellos espiarán y pondrán vigilancia a tus amigos y miembros de tu familia, y posiblemente rastrearán tu ubicación de contacto.
Tu esperanza es esperar hasta que las cosas vuelvan a la normalidad

¿Qué pasa con todo lo almacenado?

Muchas personas almacenan cosas para emergencias. Esto incluye comida, agua, suministros médicos, armas de fuego y munición, ropa y otros artículos personales.

Refugiarte o permanecer en casa durante la ley marcial significa que puedes quedarte con todo lo que hayas almacenado, aunque una preocupación común es que los bienes almacenados puedan ser vistos como producto del acaparamiento y confiscados. Una solución es encontrar formas de esconder algunos artículos, pero todo depende de lo desesperada o anárquica que se vuelva la situación.

El mayor reto es saber qué puedes llevarte si te escapas. Los controles militares y las barricadas lo complicarían todo. En tiempos de ley marcial, serán habituales, y dependiendo de las normas y/o la disposición de los soldados en el puesto de control, casi todo podría ser confiscado, especialmente armas y suministros médicos, aunque hay muchos precedentes históricos de soldados que confiscan comida a las poblaciones locales.

La mejor solución para ocultar y preservar cualquier reserva es almacenar los artículos en lugares seguros o esconderlos y almacenarlos en un lugar de refugio remoto.

En última instancia, esconder lo que necesitas para sobrevivir además de a ti mismo puede ser la mejor manera de esperar a que pase el caos de la ley marcial. La mejor decisión es pasar desapercibido tanto si intentas resistir como si te refugias.

Esperamos que cualquier declaración de ley marcial sea una decisión a corto plazo para hacer frente a un peligro claro y presente, y no el resultado de un golpe militar o de una viciosa decisión política de hacerse con el control de un país o territorio y de su población.

Imagen destacada by Jakob Owens on Unsplash



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas sobre supervivencia.

Únete a otros 19 suscriptores
Supervivencia Urbana
Supervivencia Urbana

Estar preparado es el primer paso para proteger la propia libertad, esa que incautamente hemos dejado a otros para que nos la guarde.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deja un comentario

Supervivencia Urbana
Logo