Cómo hacer mini alijos de comida

2

Cómo hacer mini alijos de comida

Hacer acopio de alimentos es el distintivo definitivo de un prepper. La mayoría de nosotros empezamos comprando comida extra, incluso antes de considerarnos preparadores. Cuando llegó el COVID, al menos teníamos comida para comer. Otros, al ver la escasez generalizada, se unieron a nuestras filas, creando una reserva de alimentos y, por supuesto, papel higiénico.

Pero no me importa lo grande o lo buena que sea tu reserva: si está toda en tu casa, entonces podría ser fácilmente destruida, dejándote en la misma situación que aquellos que no se molestaron en prepararse. Eso es lo que sucedió cuando Paradise, California, se quemó hasta los cimientos en 2018, así como cuando el huracán Harvey se detuvo sobre Houston, inundando grandes partes de la ciudad.

Es cierto que la inundación puede no haber destruido todos tus alimentos, si estaban embalados adecuadamente para el almacenamiento a largo plazo; pero una vez que los residentes tuvieron que evacuar, ya no tuvieron acceso a ellos. Así que tienes que preguntarte ¿Qué haría yo para comer si mi casa se destruye o tengo que evacuar?

En EEUU, más de tres millones de adultos tienen que evacuar sus hogares cada año debido a catástrofes naturales. Al menos algunas de esas personas eran survivalistas que probablemente no podían llevarse toda su comida.

La solución es almacenar al menos parte de tu comida fuera de casa. Un lugar donde deberías tener una reserva alternativa de alimentos es tu refugio de supervivencia. Si no tienes un retiro real de tu propiedad, deberías tener algún otro destino.

Establecer una reserva de alimentos y otros suministros de supervivencia en una instalación de almacenamiento alquilada es una alternativa eficaz y no muy cara, que te permite colocar de antemano las cosas que necesitarás.

Pero eso suponiendo que puedas llegar hasta allí. La carretera podría quedar arrasada por una inundación, o el tráfico podría ser un atasco total, obligándote a hacer el trayecto a pie. En ese caso, la comida de tu bolsa de supervivencia podría agotarse mucho antes de que llegues.

La solución es establecer una serie de pequeños alijos de comida situados a lo largo de tu ruta de evacuación y de cualquier alternativa a esa ruta. Estos pequeños alijos pueden enterrarse prácticamente en cualquier sitio, siempre que sea improbable que otros los encuentren y tú puedas localizarlos. El verdadero truco consiste en enterrar estos mini alijos de forma que su contenido esté protegido del agua, roedores e insectos.

Caché con tubos de PVC

Cómo hacer mini alijos de comida

Una de las formas más comunes de hacer un escondite consiste en utilizar tubos de PVC. El PVC es impermeable, a prueba de insectos y difícil de roer para los roedores. Esta tubería es fácil de conseguir, barata y fácil de trabajar. Para el propósito de un mini alijo, queremos una tubería de 4″ o 6″ de diámetro, cuanto más grande mejor; pero asegúrate de que no tenga agujeros de drenaje.

Además del tubo, necesitas tapones para los dos extremos. La mayoría de la gente utiliza tapas pegadas, que sellan bien el tubo, pero pueden dificultar la salida de la comida. Es mejor instalar un conector de desagüe roscado en un extremo y utilizar un tapón de desagüe roscado para cerrarlo. Aunque el PVC tiende a pegarse, lo que dificulta desenroscar el tapón, seguirá siendo más fácil que cortar la tubería para llegar al contenido.

Las tuberías de PVC se ensamblan utilizando un adhesivo y una imprimación especiales, que contienen cloruro de metileno, que actúa como disolvente para muchos tipos de plásticos. Las piezas están diseñadas y fabricadas para un ajuste de interferencia, lo que garantiza una conexión hermética y a prueba de humedad, cuando se ensamblan correctamente. Para ello se necesita tanto la imprimación (a menudo denominada “imprimación púrpura”) como el adhesivo.

Cuando se aplica al accesorio y a la tubería, el disolvente del adhesivo ablanda rápidamente las piezas, que pueden entonces empujarse entre sí, alterando la superficie exterior del plástico y permitiendo que se fusionen. Una vez unidas, es prácticamente imposible romper la unión. Lo más frecuente es que se rompa el plástico y no la unión.

Cómo hacer mini alijos de comida - pequeños almacenamientos de comida

Otra opción es instalar un tapón de goma flexible sobre el extremo. Se sujetan con una gran abrazadera, por lo que necesitarás tener a mano un destornillador o una llave de tuercas para quitar el tapón, pero si tienes una multiherramienta en tu bolsa de emergencia, eso debería resolver el problema.

Lo único que hay que tener en cuenta con este tipo de tapa es que la abrazadera de la banda suele estar recubierta de zinc, no de acero inoxidable, por lo que acabará oxidándose. Para que tu alijo siga siendo utilizable, probablemente tendrás que desenterrarlo cada tres años aproximadamente y sustituir esta abrazadera.

Desmontaje del dispositivo

Como acabo de mencionar, las roscas del purgador y del acoplamiento pueden pegarse, dificultando la apertura del recipiente. Si estás en casa, la solución es utilizar unos alicates de bloqueo de canal, también conocidos como alicates para bombas de agua, que te permitirán hacer palanca para desenroscarlos.

Sin embargo, dudo que los lleves en tu bolsa de supervivencia. Como alternativa, ata un palo al saliente cuadrado, luego tensa el cordón, utilizando otro palo como molinete. Así harás palanca para retirar el tapón roscado.

Alijo de cubo de plástico

Cómo hacer mini alijos de comida

La otra opción para un escondite impermeable, a prueba de insectos y roedores es utilizar un cubo de plástico de cinco galones. De todos modos, la comunidad de preparadores los utiliza habitualmente.

El único problema potencial de utilizar uno como escondite es que el asa, que a menudo no es más que un trozo de alambre de acero galvanizado, probablemente se oxidará. Esto no impide que el cubo sea útil como escondite, pero puede dificultar un poco su extracción del suelo. Algunos cubos tienen asas de plástico, lo que elimina este problema.

En general, el mayor problema de los cubos de plástico es la tapa. A menos que el cubo esté agrietado, es a prueba de humedad, insectos y roedores. Sin embargo, la elección incorrecta de la tapa puede anular esa ventaja, permitiendo que se estropee la comida almacenada en el cubo.

Cómo hacer mini alijos de comida 1
Crédito de la imagen urbansurvivalsite.com

En la foto de arriba, vemos tres tapas diferentes. La tapa superior no es aceptable para un alijo, ya que no se asienta lo suficiente sobre el borde del cubo para sellarlo. Tampoco tiene una junta de goma en el interior, por lo que no es a prueba de humedad ni de insectos.

La tapa del medio es una tapa de cubo estándar, tal como viene de fábrica, con el anillo de cierre intacto. Contiene un sello de goma, por lo que es a prueba de humedad e insectos.

La tapa inferior tiene un inserto roscado extraíble, que puede retirarse para acceder a ella y volver a instalarse fácilmente. Son estupendos para tu reserva casera, pero no son necesarios para un alijo enterrado, aunque servirán para ello.

Fíjate en la parte dañada de la tapa inferior, como indica la flecha. El daño lo causó una rata que intentó roer la tapa. En aquel momento, el cubo en el que estaba se utilizaba para almacenar comida seca para perros.

La parte roscada de la tapa no estaba bien apretada, lo que permitió a la rata oler la comida del interior. Sin embargo, no pudo roer la tapa lo suficiente como para acceder a la comida.

Qué poner en un minialijo

La idea básica de tu alijo es proporcionar un medio para reponer la comida que normalmente está en tu bolsa de supervivencia. Por lo tanto, querrás poner el mismo tipo de comida en tu alijo, lo que podríamos denominar “MREs caseros”.

Se trata de comida ligera que incluirá los tres macronutrientes (hidratos de carbono, grasas y proteínas), proporcionándote la máxima energía, sin mucho peso. Evita los alimentos enlatados, ciñéndote principalmente a alimentos secos que puedas rehidratar mientras cocinas.

Además de los alimentos, es posible que quieras incluir algunos otros elementos esenciales en tu alijo, como papel higiénico, un iniciador de fuego (por si le pasa algo al que llevabas al principio), y una caja de munición. Si llevas más de un calibre de arma de fuego, divide la caja, de modo que tengas munición para cada calibre que lleves.

En ningún caso pongas un arma de fuego ni nada de valor en el alijo. Siempre existe la posibilidad de que otra persona encuentre tu alijo y se haga con esos objetos.

Localización de tu caché

Cualquier alijo que crees debe estar situado de modo que te asegures de que no te quedarás sin comida antes de llegar a él. Eso probablemente signifique situarlos un día más cerca de tu casa, a pie, que la cantidad de comida que lleves en tu bolsa de supervivencia.

Nunca se sabe cuándo pueden salir mal las cosas y retrasarte. Colocar tu alijo más cerca, en lugar de más lejos, ayuda a garantizar que no te quedarás sin suministros.

Al mismo tiempo, tus cachés de comida de supervivencia deben estar situados en una zona remota donde sea improbable que los encuentren. Eso significa que la gente no te verá esconder el caché, ni es probable que se lo encuentren accidentalmente.

Estos escondites suelen estar enterrados, por lo que son más difíciles de encontrar; pero a menos que el terreno donde están enterrados se limpie para que parezca que no ha sido alterado, alguien que pase por tu sitio podría sentir curiosidad por saber por qué alguien ha estado excavando allí.

Cuando excaves en un terreno cubierto de hierba, desentierra primero un trozo de césped y apártalo. Después de enterrar tu escondite, ésta será la última pieza para rellenar tu agujero, con la esperanza de camuflarlo bien. Con un poco de tiempo, la vida vegetal volverá a crecer, ocultando totalmente tu excavación.

Un grupo concreto de personas que pueden causarte problemas son las que tienen detectores de metales. A estas personas, que pueden estar en cualquier parte, les gusta buscar monedas y otras cosas que fueron enterradas o se perdieron en algún momento del pasado.

Sin embargo, puedes burlarlos fácilmente enterrando el escondite a una profundidad de al menos 30 cm por debajo del nivel del suelo y colocando algunas monedas en el agujero, a unos 30 cm por encima del escondite. Si encuentran las monedas, es poco probable que sigan cavando en busca de más.

Los cachés de tubos de PVC son más fáciles de esconder que los de cubos de cinco galones, debido a su menor tamaño. En la otra cara de la moneda, tienen menos capacidad, lo que significa que puede que tengas que enterrar varios escondites para conseguir lo mismo. No está claro cuál es la mejor solución.

Lo más difícil es asegurarte de que tu caché está bien escondido y de que podrás encontrarlo. Evita utilizar árboles y otras cosas en crecimiento como puntos de referencia. Los árboles pueden morir, ser derribados por una tormenta o talados. Del mismo modo, las orillas de lagos y ríos pueden cambiar, por lo que no son puntos fiables desde los que medir.

En cambio, es poco probable que un afloramiento rocoso se mueva o lo muevan. Cavar tu escondite a 10 pasos al norte de un punto en un afloramiento rocoso es mucho más probable que garantice que el punto de referencia estará allí cuando vuelvas, facilitando la búsqueda de tu escondite.

Incluso mejor que eso, ten más de un punto de referencia que puedas utilizar. Lo ideal es que tengas dos pares de puntos de referencia, cada uno de los cuales pueda proporcionarte un “punto de mira” para localizar con precisión tu caché. Los dos conjuntos deberían utilizar objetos totalmente distintos como puntos de referencia, de modo que si algo le ocurre a uno de ellos, sigas teniendo un buen par con el que trabajar.

Asegúrate de volver periódicamente a la ubicación de tus cachés para comprobar cómo están. Obviamente, no querrás desenterrarlos; pero también querrás asegurarte de que nadie más lo haya hecho. También querrás comprobar que tus puntos de referencia siguen siendo viables y que lo que habías seleccionado como zona remota sigue siéndolo y no hay edificios levantándose a su alrededor.

Quizás te sientas tentado a usar la geolocalización para localizar tu alijo de supervivencia escondido, aunque puede funcionar en situaciones normales, nadie te asegura que durante un desastre los gps funcionen, por tanto, si no funcionan o pierdes el gps corres el riesgo de no localizar tus víveres enterrados. Por lo que es buena idea usar puntos de referencias locales aunque luego lo complementes con otras técnicas.



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas sobre supervivencia.

Únete a otros 17 suscriptores
Supervivencia Urbana
Supervivencia Urbana

Estar preparado es el primer paso para proteger la propia libertad, esa que incautamente hemos dejado a otros para que nos la guarde.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deja un comentario

Supervivencia Urbana
Logo